mercredi, février 22, 2006

Ángel encogido de alas


Sabía que no encontraría nada. Los llevaba siempre vacíos. Pero aún así, metió las manos en sus bolsillos.
Y sacó un fino polvo. Una pizca de sueños... Una pizca de vida...

Era lo último que le quedaba. Qué hacer con esas diminutas partículas de sueños y esperanzas? Eran las últimas, las únicas. No quería desaprovecharlas. Podía esparcirlas sobre alguien más. Una persona afortunada. O sobre ella misma. Ella también tenía sueños. Y compartirlas?

Volvió a esconder el polvo en sus bolsillos. Lo guardó. Y abrió sus alas.

Tenía unas hermosas alas blancas y esponjosas, que había tenido que llevar encogidas en los últimos tiempos.

Voló y voló. Cruzó mares, alcanzó las nubes, y las dejó atrás, sobrepasó el cielo, y finalmente, se recostó en la estrella más brillante de todo el firmamento. Recogió sus alas, y abrigándose con ellas, comenzó a arrullarse. Cerró los ojos, y una tibia caricia, en forma de lágrima comenzó a recorrer su mejilla.
Una voz, dentro de ella, murmuró: “No debes llorar”.

Con rabia, abrió los ojos, y secó su lágrima. Una delicada lágrima plateada de soledad, de amor y de tormento, que se escapó de sus adentros.

Estaba cansada de tener la palabra adecuada para todos aquellos que le pedían ayuda; cansada de repartir esperanza, que muchas veces, flaqueaba en ella misma; cansada de escuchar historias, y no ser escuchada. Sus alas habían terminado encogiéndose debido a las cargas que soportaba. Y no estaba molesta por ayudar a los demás, al contrario, le encantaba, pero también necesitaba un poco de comprensión, otro poco de ternura, y unas palabras amables de agradecimiento.

Ayudar sí, a todo el que lo necesitara. Pero... ¿Y ella? ¿Nadie se daba cuenta que sus alas se encogían y que sus ojos reflejaban la tristeza, a pesar de la eterna sonrisa en su rostro? ¿Quién podría ayudarla a levantar?

Desde aquella estrella, podía contemplar todo el cariño que había repartido, toda la esperanza que había enviado, toda la comprensión que había entregado. El mundo seguía dando vueltas, no giraba a su alrededor, (casi) nadie la echaría en falta. Los pensamientos la agotaban, los sentimientos le impedían hablar. Estaba rendida, no quería volver. Tenía miedo.

Sólo había una posibilidad. Él podía hacerla regresar, y continuar con su labor. Y estaba allí, en un inmenso bosque de color, buscando la estrella más luminosa del cielo, y pidiendo que le ayudaran a continuar. Había amado tanto, que las pérdidas le hacían llorar. Su mirada envuelta en lágrimas, expresaba el sufrimiento. Y allí, empequeñecido por los árboles, levantaba su rostro, y buscaba en las estrellas, el susurro que tenía que traerle el viento.

Ella lo miraba, y dispuesta a realizar un último esfuerzo con sus alas encogidas, retomó el vuelo. Respetaría las distancias, a pesar de querer abrazarlo; musitaría bellas palabras, que él tendría que esforzarse en comprender; recogería parte de su dolor, con el único fin, de que él volviera a sonreír. Derramó una última lágrima, que ella secó con ternura. Brotó una sonrisa, extendió sus brazos, y la abrazó. La llenó nuevamente de vida, y de alegría.

Metió sus manos en los bolsillos, y sacando los últimos polvos de sueños e ilusiones, sopló sobre ellos, rociando el rostro de él. Acababa de compartir los restos de su alma con él.
La necesitaba, y ella a él también.

1 Comments:

Blogger Fuzzy said...

compartir los restos de su alma, sumarle sueños e ilusión. Descansar en unos brazos cuando estas cansada, recibir amor, sentirse acariciado y querido. No pensar en uno, sino en otro.
Soledad, amor, tormento. Pueden ser dulces y compartidos.

Precioso relato romantico.

un beso.

8:13 AM  

Enregistrer un commentaire

Links à  ce post:

Créer un lien

<< Home

Safe Creative #1401260111977